¿Cuáles son los cantantes más famosos del trap argentino?

Durante 2017 y 2018, el trap argentino está dominando el país para tomar la calle y demostrar que su estilo y forma son lo más trapper que puede existir. Los argentinos se enamoraron del sonido underground y del trap. Rimas cortas, tempo lento y mucho flow. Esto es trap argentino El trap argentino, nacido de las peleas de gallos, la calle y las redes sociales, mezcla a la perfección varios géneros dando lugar a un sonido propio de la calle, mezcla de música electrónica, rap y reggaetón. El acento del MC hace que las canciones plateadas de trap country sean inconfundibles.

Artistas como Paulo Londra, Duki, Ecko, La Joaqui o Cazzu son los miembros más potentes de la generación trap argentina. Estos grandes y jóvenes artistas difundieron las redes sociales, y se consolidaron en lo más alto del trap en Argentina con sus letras y frases que ya son himnos de una generación explosiva.El trap y sus canciones se apoderan de los parlantes de los jóvenes argentinos amantes del trap con influencias provenientes de Puerto Rico a República Dominicana, además el sonido del trap americano se va adaptando al sonido del trap argentino.

CAZZU



El mundo urbano de Argentina no es algo exclusivamente patriarcal. Las artistas femeninas tienen mucho que decir y Cazzu es sin duda la reina. Comenzando su carrera en los medios en 2017, hizo de su dulce voz su mejor arma, a menudo haciéndola bailar al ritmo latino.

Dak1llah

Dak1llah -nombre artístico de Morena Jabulij- amaba la música desde niña, pero realmente no encontró su espacio específico hasta que un día su hermana le enseñó concursos en las plazas de la barrio porteño de Villa Devoto, y quedó encantado. Unos años más tarde, cuando estaba metida de lleno en las peleas de gallos, descubrió la trampa y decidió tomarse en serio su carrera. Su voz ronca y letras sobre fiestas, diversión, amor y amistad se combinan con un trap muy hip-hop, natural de su pasado en las peleas de freestyle, y con una imagen cercana a la del catalán Bad Gyal. A los diecinueve años ya se presentó este año en el Lollapalooza de Buenos Aires, demostrando una vez más ideas claras y bases sólidas. El año que viene estará de gira por España.

El trap es la banda sonora del presente y Argentina es la gran fragua de artistas para toda Latinoamérica. Como una tormenta de verano, la sangre joven ha apostado por los ritmos urbanos para retirar a casi todo el resto de la música contemporánea.

Heredero del hip hop, el trap nació en los 90, en Estados Unidos, pero Latinoamérica acaba siendo su gran patria. Por su parte, el trap criollo es un género musical pero sobre todo es un fenómeno social. Es la última de las revoluciones y está ocurriendo ahora mismo a base del buen uso de los tutoriales de YouTube, el exceso de autotune, ingeniosos sintetizadores, el talento de un puñado de chavales y sus hambrientas ganas de conquistar el mundo. Por estos lares, el encanto de las redes sociales, la ostentación por la cantidad de seguidores, el dinero de las zapatillas y las cadenas de oro, fechas que caen como un rayo, músicos millennials y un público centenario, la gloria de un parque de atracciones y del planeta. acostado a sus pies.

Todos conocen a Duki, todos quieren estar en «Devil Mode». Hace unos días, el artista de trap más famoso del país decidió dar un giro semiótico renombrándose como “Duko”. Se inició como freestyler en El Quinto Escalón, la extinta y más popular de las competiciones clandestinas. Y, en su momento, ya era uno de los freestylers más populares entre el público. Así, con buen desempeño en las batallas, Duki se animó y lanzó “No vendo trap”, su primera canción. Con el tiempo, Duki se convertirá en el principal referente del movimiento musical más importante del momento. Tentado por las discográficas, terminó siendo pionero en una generación que no necesitaba las armas del mainstream para instalarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *